Norway pharmacy online: Kjøp av viagra uten resept i Norge på nett.

Jeg har selv prøvd dette kamagra Det er billig og fungerer egentlig, jeg likte det) kjøp kamagra Ikke prøvd, men du kan eksperimentere med... Hvordan føler du deg, følsomhet etter konsumere piller?.

Shikantaza(just sitting)

Prefacio: Desde la transmisión de kashaya a la virtud de kashaya En la escuela Zen, hay una tradición que consiste en la transmisión de la kashaya. Kashaya es la palabra en sánscrito para kesa (u okesa) en japonés. La kashaya es la túnica que visten el Buda y sus discípulos. En la actualidad la usan los monjes budistas. Podemos observar muchos ejemplos de su transmisión: El Buda Shakyamuni confía la kashaya a Mahakashyapa, el quinto ancestro Daiman Konin la transmite al sexto ancestro Daikan Eno. Otro ejemplo es la transmisión de la kashaya de Fuyo Dokai. Estos relatos implican que el dharma de Buda se transmite en el mismo momento que la kashaya.Por consiguiente, la kashaya no es solo una prenda de vestir. En el Shobogenzo de Dogen Zenji, hay dos fascículos que versan sobre la kashaya: Den-e (“La Transmisión de la Kashaya”) y Kesa Kudoku (“La Virtud de la Kashaya”). Al comienzo de cada fascículo, existe un relato sobre la kashaya confiada a Eno, el sexto ancestro. Después de que el quinto ancestro la transmitiera, se conservó la kashaya del sexto ancestro en el monte Sokei para impedir que se convirtiera en objeto de disputa. Se dice que los sucesivos emperadores de la dinastía Tang veneraban la kashaya del sexto ancestro como objeto sagrado. El fascículo Den-e, después de hacer alusión a esta historia, pasa a analizar la auténtica transmisión de la kashaya. El fascículo de Kesa Kudoku aborda los amplios méritos de venerar una kashaya de un buda. La Sotoshu hace especial hincapié en el valor de la kashaya. Resulta natural para los budistas otorgar valor a la kashaya. En la ordenación como monje budista, uno recibe tres tipos de kashaya: una de cinco bandas, otra de siete bandas y, por último, una de nueve bandas. Se cree que cuando los budas alcanzan la Vía todos, sin excepción, llevan siempre puesta una kashaya. Especialmente en la Sotoshu, desde las primeras etapas de la práctica, el novicio recibe una rigurosa formación sobre el profundo agradecimiento a la kashaya. La veneración por la kashaya incluye las palabras para nombrarla, la forma de tratarla y, finalmente, una profunda fe en la kashaya misma. En el Jikuinmon del Shobogenzo (“Instrucciones sobre el trabajo en la cocina”), Dogen Zenji nos indica que debemos utilizar palabras respetuosas para referirnos a los diversos elementos empleados en la cocina. Por ejemplo, dice que no debemos llamar al arroz "kome" ("arroz" en japonés), si no "oyone" (la forma honorífica de "kome"). Por lo tanto, la Sotoshu sigue la tradición de otorgar denominaciones honoríficas como gesto de cortesía para designar las cosas que encarnan el dharma de Buda. No deberíamos hablar de estas cosas sin utilizar esas denominaciones honoríficas. Esta forma de expresión debería aplicarse también a la kashaya. Cuando, como principiantes, irreflexivamente llamamos kesa en japonés a esta túnica y nos olvidamos de utilizar la denominación honorífica, un profesor o un monje antiguo nos reprende, y nos indica que debemos llamarla o-kesa en lugar de kesa, utilizando el prefijo honorífico o. Con la formación diaria se graba en nuestra conciencia que debemos tratar la kashaya con extremo cuidado, lo que nos conducirá finalmente a la fe en la kashaya. En el Kesa Kudoku del Shobogenzo, Dogen Zenji enumera otros nombres dados a la kashaya como alabanza de su virtud: “la vestidura de la emancipación”, “ la túnica del campo de la beneficencia”, “la túnica más allá de las formas”, “la túnica de la paciencia”, “la túnica de Tathagata”, “la túnica del gran amor y la gran compasión”, “la túnica como estandarte victorioso” y "la túnica de la insuperable y completa iluminación". Se dice que llevar la kashaya es en sí alcanzar inmediatamente la sabiduría de Buda y la total liberación de toda angustia. Menzan Zuiho, un sabio monje de la Soto Zen, escribió Admoniciones relativas a la túnica budista (Shakushi Hoikun, publicado en 1768). En este texto, Menzan critica a un monje que, en un baño público, se quita una kashaya de cinco bandas junto con su ropa interior y, después de terminar su baño, se sienta desnudo sobre todo ello. Esto es por supuesto un comportamiento ultrajante, pero formaba parte de la realidad de esos tiempos. Ahora incluso, al imaginar esa situación, sólo podemos desaprobarla por completo. En La Recopilación de las experiencias personales durante la era Hoei (Kenmon Hoeiki, publicado en 1744), donde se documentan los dichos y hechos del maestro de Menzan, Sonno Shueki, éste señaló con admiración que a un monje novicio “ se le honraba como el más importante en la ciudad de Edo” porque se había quitado respetuosamente su kashaya para orinar. No debe recibir honores una persona que se sienta orgullosa de la iluminación o que sea una eminencia en el estudio. En cambio, deberá honrarse a una persona que trata la kashaya de manera adecuada. En cuanto al tratamiento de la kashaya en un monasterio de formación, en el Bendoho, Dogen Zenji nos aconseja meticulosamente: "Cuando dobles tu kashaya, no te pongas de pie en tu sitio ni sostengas el borde de la kashaya con la boca. No sostengas la kashaya con ambas manos ni la sacudas vigorosamente. Al doblarla, no pises la kashaya ni la sostengas debajo de la barbilla”. En el monasterio aprendemos todas estas cosas inmediatamente. El motivo por el que tenemos que tratar la kashaya con tanto cuidado es que es aquello que todos los budas veneran y en lo que toman refugio. Además, todos los budas protegen y apoyan los esfuerzos de una persona que viste una kashaya para lograr el despertar supremo. Por eso no debemos restarle importancia a la kashaya. La virtud de la Kashaya: La monja budista Utpalavarna Hay muchos relatos sobre la virtud de la kashaya, pero quizás, la historia más valorada es la de la monja budista Utpalavarna, incluida en los fascículos de Shukke Kudoku ("La virtud de abandonar el hogar"), Kesa Kudoku y Doshin ("Corazón de la Vía ") del Shobogenzo. Este relato se encuentra originalmente en Daichido Ron de Nagarjuna Ron (El tratado de la Gran Sabiduría), volumen 13. Nos narra como la monja budista Utpalavarna alcanzó los seis poderes milagrosos y logró la condición de Arhat con el Buda Shakyamuni. Nagarjuna explica que la monja Utpalavarna era una artista que, en broma, se vistió con una kashaya de una monja. Gracias a la virtud de la kashaya, por esta acción renació como monja en la época del Buda Kashyapa. En una vida posterior, conoció al Buda Shakyamuni, abandonó su hogar y se convirtió en una gran arhat. Infringió los preceptos muchas veces durante este proceso, pero la virtud de haber llevado la kashaya fue mucho más poderosa que sus perniciosos actos. Kesa Kudoku: Las cinco virtudes sagradas En el Kesa Kudoku del Shobogenzo, Dogen Zenji cita pasajes del Sutra de la Flor Compasiva, volumen 8 y habla sobre los cinco votos relacionados con la virtud de la kashaya entre los 500 grandes votos que hizo el Buda Shakyamuni en presencia del Buda Ratnakosha. Los cinco votos son: 1. No retroceder a una fase en la cual sea imposible recibir la profecía de que uno se convertirá 2. No hacer una regresión a una fase que uno ya ha alcanzado. 3. Tener lo suficiente para comer y beber y hacer que los deseos se hagan realidad de 4. No albergar sentimientos de odio hacia los demás y despertar la compasión y desarrollar 5. Derrotar siempre a los enemigos y escapar de los problemas. Dogen Zenji sugiere que a la hora de elegir las virtudes de la kashaya, entre los diversos sutras y comentarios, deberíamos tener como base esas cinco virtudes sagradas. Las virtudes de la kashaya incluyen no sólo sus beneficios seculares, sino también la gran ayuda que recibimos cuando transitamos por la Vía de Buda, dejando atrás el mundo secular. Me gustaría concluir mencionando “El verso para vestir la Kashaya”, transmitido por Dogen Zenji. Este verso también se conoce como “palabras mientras colocamos la kashaya en la cabeza”. Cuando Dogen Zenji practicaba en China, observó que el monje junto a él se colocaba la kashaya en la cabeza y entonaba un verso. Dogen Zenji transmitió este verso a Japón y nosotros lo entonamos al finalizar cada mañana nuestra práctica de zazen matinal y ponernos la kashaya. En el Kesa Kudoku, Dogen escribió: "Cuando estaba en China durante la dinastía Song y practicaba en una larga tarima , observé a un monje sentado al lado. Al finalizar el zazen matinal, él cogió su kashaya, la puso sobre la cabeza y entonó un verso en voz baja con las palmas de las manos unidas: Grande es la túnica que nos conduce a la liberación, La túnica más allá de todo apego que nos trae magníficos beneficios a todos los seres vivos Al seguir la enseñanza de Tathagata En ese momento me invadió un sentimiento que nunca había tenido antes. Era feliz, mientras las lágrimas humedecían el cuello de mi túnica.” Cuando Dogen Zenji observó la manera en que se ponía la kashaya y escuchó el verso, se alegró tanto que el cuello de su túnica se empapó en lágrimas. Así de precioso es este verso. Ya había leído este verso en la Agamas (no resulta claro la parte del sutra a la que se refería), pero no contaba con conocimientos específicos sobre como se debía llevar la kashaya. Estaba conmovido por la actitud del monje junto a él. Los modales de este monje eran muy respetuosos. El verso que entonaba alababa las virtudes de la kashaya y demostraba claramente que la kashaya es la encarnación de la sabiduría y del voto. Si consideramos la virtud de la kashaya tal como se expresa en este verso, el vestir la kashaya tiene la virtud de permitirnos no sólo alcanzar la sabiduría que trae consigo la liberación personal, sino también transitar la Vía de Buda, al envolvernos con el profundo voto de salvar también a todos los seres. Escrito originalmente en japonés por el Rev. Kenshu Sugawara Traducido al inglés por el Rev. Issho Fujita Asistido por los Rev. Tonen O’Connor y Rev. Zuiko Redding

Source: http://global.sotozen-net.or.jp/spa/library/key_terms/pdf/key_terms05.pdf

Adsorption of tetracycline on singlewalled and multiwalled carbon nanotubes as affected by aqueous solution chemistry

Environmental Toxicology and Chemistry, Vol. 29, No. 12, pp. 2713–2719, 2010ADSORPTION OF TETRACYCLINE ON SINGLE-WALLED AND MULTI-WALLED CARBONNANOTUBES AS AFFECTED BY AQUEOUS SOLUTION CHEMISTRYLIANGLIANG JI,y WEI CHEN,z JUN BI,y SHOURONG ZHENG,y ZHAOYI XU,y DONGQIANG ZHU,*y and PEDRO J. ALVAREZ§yState Key Laboratory of Pollution Control and Resource Reuse, Nanjing University, Jiangsu 210

Microsoft word - peter_gustafik_cv_english.doc

gen. Svobodu 40, 90201 Pezinok, Slovakia e-mail: peter@pdcs.sk tel.: +421 905 532 576 February 2000 - present Partners for Democratic Change Slovakia • trainer, facilitator and consultant for not-for-profit organizations, businesses, and other institutions, specializing in soft skills development, intercultural communication, business planning etc.; • designing, implementing, and evaluati

Copyright © 2010-2014 Drug Shortages pdf